DESVARIACIONES

Serie pictórica de más de 20 lienzos y otras tantas acuarelas, dibujos y bocetos, y que ofrece de manera irónica una singular visión de las grandes obras maestras del arte. Autores como Van Eyck, Rembrandt, Goya o Picasso son reinterpretados desde un punto de vista satírico, fresco y contemporáneo. Esta serie fue, además, mi primera exposición de pintura, realizada en Madrid en el 2001.

La lección de anatomía de los hombres con cabezas antianatómicas

La lección de anatomía de los hombres con cabezas antianatómicas

(La lección de anatomía del Dr. Tulp, según Rembrandt)

 

Unos seres diseccionan con ironía un cuerpo humano, tal como los humanos diseccionamos a otros seres. Exageré la psicología de los rostros hasta la malformación física. Cada cabeza es diferente, numerada y catalogada en la lista de uno de ellos.

La obra fue comprada por el periodista y presentador Javier Capitán, con quien después tuve el gusto de trabajar como guionista y creativo en televisión (El Informal).

Fecha: 2000

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 100 x 155 cm

V Centenario de La Gioconda

V Centenario de La Gioconda

(La Gioconda, según Leonardo)

 

El texto reza: “Por un momento imaginemos a La Gioconda exenta de la inmortalidad que le ha conferido el tiempo, sometiéndola a éste y a la realidad inalterable que representa. Olvidemos su lado divino y falseado y adentrémonos en el humano, el verdadero, dejando atrás mitos y leyendas. La Gioconda ha estado presente en muy diversas épocas, pero siempre eterna. Alteremos esto. Si así fuera tendría una carga sobre sus espaldas de más de 500 años, 5 siglos de arrugas, dolores y calvicies”.

Fecha: 2000

Técnica: Acuarela sobre papel

Dimensiones: 29 x 42 cm

La última broma del Bufón Don Sebastián de Morra

La última broma del bufón Don Sebastián de Morra

(Don Sebastián de Morra, según Velázquez)

 

Diego Velázquez retrató a muchos de los bufones de la corte de Felipe IV, pero creo que pese a su maestría al pincel y su capacidad para la pintura psicológica, jamás alcanzó este grado de “bufonismo” al que estaban habituados estos enanos de la corte. Solo poniendo sus ojos en el dorso de sus manos el humor negro está servido.

Fecha: 2000

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 40 x 50 cm

El divorcio Arnolfini

El Divorcio Arnolfini

(El Matrimonio Arnolfini, según Van Eyck)

 

El original, pintado por el pintor flamenco Jan Van Eyck (posible inventor de la técnica al óleo), representa una escena de matrimonio. Cambié los símbolos y elementos para mostrar esta obra maestra en una faceta contraria, y hacer una sátira de la vida matrimonial. Aquí es de suponer que ha pasado algún tiempo, y que la pareja está viviendo sus peores momentos. En el espejo del fondo, además de estar reflejado yo mismo, se muestran 10 miniaturas que recorren esta relación, y que explican el porqué de esta actual separación.

Fecha: 2001

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 90 x 145 cm

El dislócobo

El dislócobo

(El discóbolo, según Mirón)

 

He aquí la versión pictórica de una escultura. Como en muchos de mis cuadros, el título y la propia pintura se unen para crear una idea en conjunto, un discóbolo “dislocado” por mis retorcidos pinceles. Esta técnica, que yo llamaba “deformismo”, está basada en la yuxtaposición de miembros y elementos con idea de crear nuevas anatomías y hacer divertidos juegos visuales.

Fecha: 2000

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 90 x 145 cm

El Conde de Montefeltro después de una operación de cirugía estética

El Conde de Montefeltro tras una fallida operación de cirugía estética

(El Conde de Montefeltro, según Della Francesca)

 

De nuevo, me sirvo de los títulos largos para extraer una buena dosis de humor negro de grandes clásicos de la pintura. En este caso, se trata de un famoso retrato renacentista pintado por el toscano Piero Della Francesca, y que muestra al condottiero Federico III da Montefeltro, un hombre que solo dejaba retratar su “lado bueno” (había perdido su ojo derecho y poseía una horrible cicatriz). En una época como la nuestra, obsesionada con la belleza hasta el punto de a veces perderla, no dudé en someter al Conde a una de estas cirugías plásticas tan en boga.

Fecha: 2000

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 40 x 55 cm

La maja deforme

La maja deforme

(La maja desnuda, según Goya)

 

Destructivo homenaje a la hermosa mujer que Goya pintara a finales del siglo XVIII. Al principio, el espectador no es capaz de notar nada extraño, hasta que se da cuenta de mi macabra broma. ¿Es la fealdad una proyección del subconsciente?

Comprado por un importante arquitecto portugués, Augusto Juzarte Rolo Tavares, cuelga en uno de sus salones de Lisboa. La decoración y el interiorismo se realizaron en base a los colores del cuadro.

Fecha: 2000

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 90 x 145 cm

El beso, por última vez

El beso, por última vez

(El beso, según Klimt)

 

Como en el caso del cuadro de Gustav Klimt, esta versión representa un beso real y personal. La triste despedida a una relación que no pudo durar. Las manos abrazan y se multiplican, mientras que las imágenes del vestido son recuerdos vividos en común: Alcalá de Henares y Cervantes, Ávila, Segovia… Y París.

Aunque suelo incluir este cuadro dentro de la serie pictórica Desvariaciones, lo cierto es que es el único de esta galería que no formó parte de la exposición original, y que fue pintado algunos años después.

Fecha: 2004

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 90 x 120 cm

Piedad por la Piedad de Florencia

Piedad por la Piedad de Florencia

(Piedad de Florencia, según Miguel Ángel)

 

Otra versión pictórica de una escultura, en este caso una de las pietàs que el genial Miguel Ángel dejó inconclusas en la última década de su vida. Aquí se subraya el patetismo del grupo escultórico con la deformación sistemática de las extremidades, alargación de brazos que mezcla a Cristo y al resto de personajes en un juego óptico aberrante.

Curiosamente, esta acuarela está firmada con un anagrama que usé durante años, una P y una R que se derivan de mi nombre y primer apellido: Pablo Ruiz. Aquel mismo año empecé a firmar con el Morales de los Ríos materno, un apellido compuesto bastante inusual y kilométrico que subraya el intencionado “barroquismo” de mi obra.

Fecha: 2000

Técnica: Acuarela sobre papel

Dimensiones: 29 x 42 cm

La silla de Van Gogh llorando la locura de su amo

La silla de Van Gogh llorando la locura de su amo

(Silla, según Van Gogh)

 

La ironía está servida con afilado expresionismo: en vez de la pipa y el tabaco, ahora sobre la retorcida silla encontramos una navaja y una oreja. Sacad vuestras propias conclusiones.

Fecha: 2000

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 55 x 80 cm

El guitarrista ciego

El guitarrista ciego

(El guitarrista ciego, según Picasso)

 

Aunque suelo utilizar los colores puros para resaltar el carácter y la psicología de los personajes, aquí este simbolismo melancólico se debe al cuadro original de Pablo Picasso, perteneciente a su época azul. Sin embargo, quise acercarme más al tenebrismo de Caravaggio. La deformación de los dedos y la guitarra, el estiramiento del cuello y las extremidades, y sobre todo eso de hacer que el brazo derecho sea el izquierdo y el izquierdo el derecho, es ya cosa mía. La ceguera se confunde con una sutil punzada a la drogadicción y el fracaso de muchos músicos, gente de talento hundida en la miseria y el olvido.

Existe un dibujo previo a este óleo, realizado con tinta azul y marrón, que fascinó a mi primer galerista. Este me convenció para que siguiera haciendo mis grotescas versiones de cuadros célebres, una serie que titulé Desvariaciones y que acabaría siendo mi primera exposición.

Fecha: 2000

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 65 x 80 cm

Dos viejos intentando comer sopa

Dos viejos intentando comer sopa

(Dos viejos comiendo sopa, según Goya)

 

Francisco de Goya creó sus pinturas negras sin colores vivos, salvo algún rojo sangre ocasional. Buscando lo mismo por el camino contrario, quise jugar con los tonos puros para resaltar la parte más oscura de la vejez: dos ancianos que han dejado de valerse por sí mismos derraman cada cucharada de su cena y luchan para no perder sus dentaduras postizas.

Este cuadro es un pequeño tributo a mis abuelos, con los que viví en Madrid al final de mi adolescencia. Los ojos son exactamente los de ellos.

Fecha: 2001

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 40 x 50 cm

Los tahúres

Los tahúres

(Los jugadores, según Cézanne)

 

Con solo estirar unos cuellos, la amistad entre dos jugadores de cartas se convierte en desconfianza y engaño.

Fecha: 2001

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 40 x 55 cm

Dos forasteros xenófobos dándose palos (El Ejido)

Dos forasteros xenófobos dándose palos (El Ejido)

(Duelo a garrotazos, según Goya)

 

La lucha entre estos dos extraños llenos de odio siempre me intrigó. ¿Qué puede separar más a los hombres que cualquier idea racional? El color de una piel con la que se nace inconscientemente. Este racismo tuvo un momento apoteósico en febrero del año 2000 en El Ejido, ciudad de Almería. Como haciendo tributo a los westerns que allí se rodaban, la tensión racial entre españoles y marroquíes culminó en asesinatos, robos y violaciones.

Fecha: 2000

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 40 x 50 cm

San Jerónimo Penitente

San Jerónimo Penitente

(San Jerónimo Penitente, según Torrigiano)

 

Tal vez la primera versión “deformista” que hice de una obra clásica, y que inspiró muchas otras en el siguiente par de años. ¿Qué está más retorcido, el santo o su cruz? ¿Qué es más retorcido, el hombre o su religión?

Fecha: 1999

Técnica: Tinta y acuarela sobre papel

Dimensiones: 29 x 42 cm

Felipe IV en salsa

Felipe IV en salsa

(Felipe IV, según Velázquez)

 

Siempre pensé que aquellos alzacuellos de los retratos de Velázquez parecían platos de aluminio. Quise comprobarlo añadiendole al monarca de la Casa de los Austrias un poco de guarnición, salsa y especias. Este cuadro es tanto un retrato fiel como un bodegón condimentado.

Fecha: 2000

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 65 x 80 cm

Violinista verde interpretando la Serenata Melancólica de Tchaikovsky

Violinista verde interpretando la Serenata Melancólica de Tchaikovsky

(El violinista verde, según Chagall)

 

Un gran talento musical, pero ni un solo oído para apreciarlo. De nuevo el tema del músico capaz, pero hundido en la miseria. Se mantienen los contrastes de color creados por Marc Chagall, pero a diferencia de su original, el violinista, virtuoso y genial, interpreta una música maravillosa para nadie.

Fecha: 1999

Técnica: Óleo sobre lienzo

Dimensiones: 40 x 55 cm

Entrevista 2001 - Diario del Noroeste
Desvariaciones - Invitación Exposición 2001

Arriba: Entrevista publicada en el Diario del Noroeste de Madrid, con motivo de la exposición Desvariaciones. No quedé especialmente contento con ella, sobre todo porque muchas de mis palabras fueron tergiversadas. Pero a los 21 años uno nunca se queja por salir entrevistado en un periódico…

Izquierda: Invitación para la exposición, organizada por la galería Factoría de Babel en Madrid, en Mayo del 2001.

CUADERNOS DE VIAJE - Indonesia 2013

Disfruta de mis CUADERNOS DE VIAJE

¿Quieres un RETRATO?

Retrato Marisa y Marcos

¡PINCHA AQUÍ!

¿Quieres una CARICATURA?

Caricatura John Lennon

¡PINCHA AQUÍ!